Discurso de Samuel Calderón por la Graduación de Compass 2021



El 11 de diciembre del 2021 nos reunimos para celebrar la graduación por el curso Compass que con ilusión han terminado, dispuestos a aplicar en sus vidas el conocimiento adquirido en estas diez semanas.



Pertenecen a cinco países hispanos que van desde México, el más al Norte de la América hispana, hasta Chile, el más al sur de esa misma América, pasando por Costa Rica y El Salvador de la América Central, Ecuador, de Sur América y Chile, el único de América Latina que hace unos años fue considerado país del primer mundo.


Es muy satisfactorio para todos los que hacemos parte de Compass, ver como día a día se amplía el escenario donde podrán adelantar su labor, no solo poniendo en práctica lo que han aprendido para beneficio de ustedes y de sus familias, sino volviéndose Facilitadores y protagonistas en una labor de enseñanza que les dará muchas satisfacciones, les permitirá evolucionar en su conocimiento personal y cambiarles la vida a otras personas, convirtiéndose en instrumentos de Dios para difundir su palabra.




Hemos leído u oído en estos días los testimonios de muchos que como ustedes se han graduado y nos causa mucha satisfacción la ilusión con que todos, sin excepción, cuentan la buena experiencia que han tenido, la claridad con que han visto la importancia de hacer ajustes en su forma de llevar las cosas, no solo en el aspecto económico que tiene que ver con el manejo del dinero, como lo enuncia el nombre del libro de tareas que han utilizado, sino la incorporación de varios principios de comportamiento que los harán sin lugar a dudas unos mejores seres humanos y miembros de familia.



Hace muchos años, cuando era niño y joven, estudié primaria y bachillerato. Dentro de las materias que veíamos, había cuatro que eran importantes pero que ya no existen. Educación cívica, urbanidad, religión e historia sagrada. Cívica se podría resumir en Respeto: por los padres, por los abuelos, por los mayores, por los hermanos, por los amigos, por todos los seres, humanos y no humanos.



Urbanidad nos mostraba cómo debíamos comportarnos en la mesa, en la casa, en el colegio, en la universidad, en la calle, en todas partes. Catecismo, el del Padre Gaspar Astete, español, que aprendíamos de memoria y a la velocidad que venía la pregunta del profesor, salía nuestra respuesta pues lo memorizábamos sin mayor esfuerzo. E Historia Sagrada, que eran las historias más lindas de la Biblia, contadas de corrido, sin numeración de capítulos y versículos, pero con la esencia de lo que ahora leemos en la Biblia.


Desde esa época tenemos por la educación de nuestros padres y la recibida en el colegio, una idea general de cómo debemos comportarnos, que ahora el curso nos ha recordado y nos ha hecho ver que los principios son los mismos, que no hay nada nuevo sino lo que en términos generales ya sabíamos, pero que con lo que nos ha refrescado Compass, tenemos los elementos necesarios para ajustar nuestro comportamiento y convertirnos definitivamente en unos buenos seres humanos, al servicio de quienes necesitan.



No sobra mencionar que en los tiempos actuales también tenemos un compromiso con nuestros países. Todos hemos oído, vivido o sufrido los problemas que arrastran México, Colombia, Nicaragua, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina, el mismo Chile. No nos podemos sustraer a ellos. Son parte de nuestra responsabilidad y el cambio debe partir de una influencia positiva sobre los pueblos que los componen, de los cuales hacemos parte fundamental, con acciones como la de educarlos con las mismas enseñanzas que hemos aprendido en estos días. Como se habrán dado cuenta, tenemos una gran labor por realizar.



Finalmente, felicitaciones por el diploma que recibieron todos aquellos que han podido graduarse y que Dios los bendiga.


Un saludo muy cariñoso para quienes hacen parte de la gran Familia Compass y nuestros mejores deseos por que todos, lo mismo que sus familias, tengan una muy Feliz Navidad y mucha salud y bienestar en el próximo año, 2022.







Escrito por: Samuel Calderón Salazar, director de Compass Católico, colombiano de nacimiento y actualmente viviendo en Pembroke Pines, Florida, palabras dedicadas en la graduación internacional del Segundo Semestre del 2021.

106 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo